Back to top

Cuestión de formas.

La Clase G ha atraído siempre las miradas. Su diseño estético y exclusivo no ha variado prácticamente desde hace más de 30 años. El clásico entre los vehículos todoterreno destaca con un diseño exterior inconfundible, materiales nobles y detalles selectos en el interior.

Exterior: Líneas nítidas.

Líneas nítidas y tradición determinan el diseño exterior de la Clase G. Su carácter inconfundible se ha mantenido casi invariado a lo largo de decenios, y armoniza con la concepción robusta y la excelente aptitud todoterreno del vehículo.

Las líneas claras y amplias superficies planas determinan la vista lateral de la Clase G. Los llamativos ensanchamientos de los pasarruedas y el ancho de vía amplio mejoran su estabilidad.

Interior - Ambiente exclusivo.

En el habitáculo de la Clase G se asume el llamativo estilo del exterior. Equipos exclusivos, técnica moderna, mandos funcionales y un acabado preciso con carácter artesanal crean un ambiente de confort lujoso y gran impresión de valor.

La posición elevada sobre los asientos en la Clase G es la clave de una excelente visión omnidireccional en combinación con la línea baja de las ventanillas. El puesto de conducción obedece a una estructura clara y funcional que permite el manejo ergonómico de todas las funciones del vehículo.

La iluminación de ambiente de serie crea una agradable luminosidad en el habitáculo.

Motor

No echa nunca atrás - En ninguna situación.

La Clase G brilla con una técnica acreditada. Por tanto, se mueve con soltura por cualquier terreno. Soluciones ingeniosas de Mercedes-Benz aseguran que este modelo siga avanzando aunque sólo una rueda tenga suficiente adherencia al suelo.

Los tres bloqueos de diferencial de la Clase G se conectan individualmente y en el orden lógico establecido. De ese modo, el conductor puede adaptar las características dinámicas del vehículo al entorno por el que se mueve. Si una rueda tiende a girar en vacío, se distribuye la fuerza entre las ruedas con mejor tracción.

Aptitud a cualquier latitud.

Rutas especiales requieren medidas especiales. Gracias a sus potentes motores, la tracción integral permanente y tres bloqueos de diferencial al 100%, la nueva Clase G de Mercedes-Benz puede afrontar cualquier desafío de conducción en carretera o fuera del asfalto.

Tracción integral: apto para cualquier terreno.

Al fabricar un Clase G no dejamos nada al azar. La durabilidad y la conservación del valor son dos atributos de calidad de nuestros vehículos de los que nos sentimos especialmente orgullosos. No hay que olvidar que la prueba de fuego aguarda fuera de la carretera. Por eso preparamos a la Clase G en nuestros circuitos especiales para vehículos todoterreno, en los que tiene que superar su primera prueba antes de poder realizar el examen final campo a través.

 

Confort y seguridad

Grandes desafíos, máxima seguridad.

El concepto básico robusto de la nueva Clase G de Mercedes-Benz, los inteligentes sistemas de asistencia a la conducción y el sistema integral de seguridad permiten a los ocupantes sentirse bien acogidos en cualquier situación.

Faros bixenón.

Los faros bixenón con regulación automática del alcance ofrecen una mejora notable de la iluminación de la calzada en comparación con los faros convencionales: más intensidad, mayor alcance y más amplitud del cono de luz. Con el equipo lavafaros integrado es posible mantener limpios los faros de forma sencilla.

Airbags.

La estructura del marco del techo y los montantes delanteros puede soportar esfuerzos especialmente elevados. Estos últimos incorporan un refuerzo tubular que, junto con los arcos protectores, ofrece a los ocupantes una eficaz protección en caso de vuelco. Los alojamientos de los arcos protectores están plenamente integrados en los reposacabezas de los asientos traseros, y fijados a la carrocería por detrás del respaldo trasero. Pueden extenderse en fracciones de segundo en cuanto los sensores de impacto de control de los airbags detectan peligro de accidente.